Currículo

Home Currículo Galería Contacto Publicaciones

Biografía
Publicaciones
Resumé
Honores

Trayectoria de la pintura en Borges Soto

 

Borges Soto, nace en de Nueva York de padres puertorriqueños en 1954, ha estado trabajando en las Artes Visuales profesionalmente desde 1975. Es mencionado en La Gran Enciclopedia de Puerto Rico como parte de la tercera generación de artistas puertorriqueños e incluido como artista invitado en la Muestra Nacional de Pintura del Instituto de Cultura Puertorriqueña desde los comienzos de su carrera profesional. Tiene a su haber numerosas exhibiciones individuales y colectivas en y fuera de Puerto Rico. Borges Soto  ha estado trabajando activamente en el quehacer cultural desde 1971.  Fue homenajeado en una Exposición en su Honor (TORREROS) en el Museo del Faro de los Morrillos por cuatro de sus discípulos que hoy son sus colegas, Martín García Rivera, Frank Martínez Andujar, Félix Bonilla Gerena y José Jorge Román en 1999 y participado en exposiciones de artistas latinoamericanos en Estados Unidos y  Puerto Rico. Sus obras se encuentran expuestas en colecciones privadas de Alemania, España, y en ciudades de Estados Unidos y Puerto Rico, al mismo tiempo su arte es difundido a través de importantes publicaciones internacionales. El artista es representado por la galería Don Juan en Puerto Rico y Artesanos Art Promotion en Miami. Es pintor, serigrafista, artista digital, escritor y profesor de pintura, entre alguna de las muchas cosas en que desempeña.

 

Su obra responde a la búsqueda de una expresión intima del ser tanto en el aspecto existencial como el cotidiano. Esa guía interna del Yo que nos induce a la denuncia o a disfrutar de la contemplación del cosmos. La figura humana, las flores, los árboles y los objetos cotidianos aparecen como una presencia filosófica en las pinturas abstractas de Borges Soto. Estas formas asumen la apariencia de actores colocada con el cuidado de un coreógrafo en sus arreglos compositivos. Borges Soto quiere plasmar en el lienzo la energía de una vivencia, un pensamiento, una alegría o dolor. Hacer de lo bello o triste de la vida una explosión grafica, con contornos que siguieren un ser físico y un color energético que agrade a los sentidos. Su devoción al color y la textura de la superficie transciende la tendencia de construir sus imágenes exclusivamente abstractas. Borges Soto prefiere crear trabajos que son emocionalmente provocativos y  no inmediatamente reconocible.  El título de la obra actua asi como ciertas formas vivas, casi reconocibles, a inducir el observador en un viaje contemplativo e intelectual de cada obra. Borges Soto revela estas figuras apenas como misteriosas y anónimas, son las invenciones de su imaginación construyendo intuitivamente escenarios de vida, recuerdos, y en algunos casos remanentes de nuestro paisaje inmediato y de la mitología indígena. Cada obra es un vuelo de vida, textura y color sabiamente ejecutado como una gran sinfonía de vida matizada por el ardiente sol Caribeño. El color evoca una frescura que cuando al observar en su abstracción las formas y texturas, estas evocan una asociación de representación con situaciones emocionales cotidianas, atrayendo al espectador para asumir el papel de intérprete, juez y participante.

 

Para Borges Soto la importancia de saberse a si mismo en su obra es su primer compromiso, luego su obra será una realidad plástica para los demás que al compartir aquellas vivencias a las que son afines en el vuelo de día a día en nuestro cosmos darán significado a su trabajo. Su visión personal del artista-creador, da nacimiento a los anhelos escondidos del mismo ser y confirma con su obra la validez de la vida y refuerza su importancia en la convivencia contemporánea con el arte. Definitivamente una pintura de Borges Soto, luego de complacer los sentidos, terminará colgada en la pared de la recámara o sobre un sofá acompañando el disfrute existencial de quien la posee. Para Borges Soto la relación entre vivir y el arte es tan natural y complementaria como la relación entre la abstracción y figuración. "Como hombre hay que vivir y como artista hay que pintar". Así la obra es parte de vivir la vida tanto de quien la crea como de quien disfruta de ella al máximo.

 

El arte no necesariamente tiene que ver con la representación de la realidad, sino que tiene que ver con la representación de ideas y emociones y cada cual las expresa y manifiesta de la manera individual, escogiendo el  esquema visual más apropiado. Nada es completamente nuevo bajo el sol. En esta muestra Borges Soto nos sorprende súbitamente con una faceta totalmente nueva y refrescante, muy distinta a  la de su trabajo anterior en aerógrafos y a su pintura abstracta de las décadas de 1970 y 1980. Todo lo que hemos visto es una consecuencia de lo que hemos hecho anteriormente, con un lenguaje personal y a la vez modo de hacer o estilo o manera diferente y peculiar de llevar a cabo la obra. El color del paisaje Caribeño, los destellos de luz que parecen escapárseles a la mayoría de los seres que no han aprendido a observarlos, es materializado por la intuición de Borges Soto de manera distinta.

 

Su constante trabajo da valor a su obra y lo proyecta como uno de los grandes maestros de la abstracción del momento, dándole un nuevo enfoque a este movimiento que tiene un número de exponentes en el ámbito local e internacional. Se apunta en su critica: 1975 " Sus obras son serias, no son producto de accidentes o de cosas impensadas"; 1978 "Sus figuras como piedras, donde la textura habla de las sabias enseñanzas recibidas"; 1980 "Borges Soto a quien podemos catalogar como uno de los abstraccionistas más serio dentro de este campo, pero que al igual que Picasso sabe mostrarnos que domina el Realismo"; 1992 "Borges Soto el artista, cuestiona a la sensibilidad social e incita reflexionar en torno al interior del ser humano"; 1994 "En Borges Soto la poesía y la filosofía se configuran plásticamente de un modo claro y sutil que nos hace vibrar y pensar, homenaje a la reflexión y al silencio que nos concientiza"; 1996 "Borges Soto, aunque es artista abstracto nos muestra de forma pedagógica la importancia de los estudios académicos en la formación del artista"; 1999 "Mago de la más auténtica enseñanza, Borges Soto ha trasmitido en sus discípulos el espíritu de búsqueda de su propia identidad artística "; 2000 " Roland Borges Soto sobre todo es el artista y el maestro ".

 

En sus últimos trabajos realizados en el 2001 y el 2002, el artista nos muestra un nuevo mundo de ideas pictóricas donde comienza a predominar un enfoque abstracto que desafía la realidad, a la imaginación y nos contamina con sus formas y color.

     

La pintura de Borges Soto sigue las tendencias de la decoración de esta época, enfatizando en las formas libres, llenas de vida y alegres que predominan en cada obra de arte que pone a nuestro alcance.  Si bien es importante un mobiliario de diseño estilizado, no lo es menos las obras con color y movimiento contemporáneo como la de nuestro artista.  Estas brindan armonía y elegancia al coleccionista y al conocedor que las incluye entre sus piezas.  

 

     

"Comienzo" 1975

"Investigación del inconciente étnico" 1980

"Dejame seguir durmiendo"

"Respirar olor a quietud" 1982

"2:15 A.M." 1984

"Niña jugando" 2001

"Crucificado" 2001

"El Beato" 2002

"Hace Calor"

"El Turba"

"Cajita Feliz"

 

[Home] [Currículo] [Galería] [Contacto] [Publicaciones]

Copyright (c) 1998-2002 VFS Multimedia Inc. All rights reserved.
vfsmedia@coqui.net